Las grandes oportunidades para ayudar a los demás raras veces vienen, pero las pequeñas nos rodean todos los días

Con esta nueva entrada os queremos presentar otra de los acciones de voluntariado que desarrollamos en este curso, hablamos del proyecto  “MISIÓN COMEDOR

Amanece un domingo más y nuestros colegiales, sobreponíendose al agradable calor de las sábanas y al relax de un día festivo, acuden a la llamada del Comedor Social. Delantal, gorro, guantes y nos ponemos manos a la obra.

Inicialmente preparamos el servicio con las piezas de vajilla, vasos y cubertería y nos disponemos a recepcionar la comida que nos entrega el equipo de cocina. Con todo ya preparado y con las funciones de cada uno bien definidas, el comedor abre sus puertas para que vayan pasando todos los usuarios que acuden ese día.

Que el horario de servicio de comidas llegue a su fin no significa que nuestra labor haya acabado aún. Ahora toca retirar los desperdicios, limpiar platos y vasos, colocar el office, recoger el comedor, barrer, fregar… En definitiva, dejar preparado y en perfectas condiciones el comedor para el siguiente turno de comidas.

Estas muestras de compromiso y voluntad solidaria suponen un signo de esperanza. Esperanza en unos jóvenes que son capaces de perderse las salidas propias de un fin de semana y de tomarse en serio, con una actitud idónea, unas labores de altruismo y entrega hacia los más necesitados.